MENU
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Cumbre mundial de líderes espirituales para acabar con la esclavitud moderna y el tráfico de seres humanos

Ciudad del Vaticano, 2 de diciembre de 2014

Discurso del maestro zen Thich Nhat Hanh, leído por la venerable bhikkhuni Thich Nu Chan Khong, su discípula monástica más antigua.

Thich Nhat Hanh fue invitado por su santidad el papa Francisco para tomar parte en un histórico evento el 2 de diciembre de 2014 organizado por el Global Freedom Network (Red Global de Libertad). Thich Nhat Hanh representará el budismo con el propósito de firmar una declaración este día, que coincide con el aniversario de la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos,  para apelar a la Naciones Unidas con el objetivo de dar fin globalmente al tráfico de seres humanos y a la esclavitud. El papa Francisco, Thich Nhat Hanh, Amma, Rabbi Skorka, el gran imán de Al Azhar y otros líderes espirituales demostrarán al mundo que todas las grandes tradiciones de fe están unidas para declarar que el tráfico de seres humanos, el trabajo infantil y otras formas de esclavitud son crímenes contra la humanidad.

Al no poder Thich Nhat Hanh asistir personalmente a tan esperado encuentro debido a su estado de salud, el discurso que él había preparado fue leído por la venerable hermana Thich Nu Chan Khong, su discípula monástica más antigua.

«Santidades, excelencias, eminencias, queridos venerables, distinguidos invitados, señoras y señores. Permítanme leer las palabras que nuestro querido maestro zen Thich Nhat Hanh hubiera querido pronunciar aquí el día de hoy.

»Estamos agradecidos de reunirnos hoy para anunciar al mundo nuestro compromiso de trabajar juntos para dar fin a la esclavitud moderna; para suplicar a aquellos que trafican con los seres humanos que detengan su explotación; y para pedir a los líderes y organizaciones mundiales que protejan la dignidad de estos jóvenes mujeres, hombres y niños. Son nuestras hijas y nuestros hijos, nuestras hermanas y nuestros hermanos.

»Está muy claro que en esta era de globalización lo que le ocurre a uno de nosotros nos ocurre a todos. Todos estamos interconectados, y todos somos corresponsables. Pero aún con la mejor voluntad, si nos dejamos llevar por las preocupaciones sobre necesidades materiales o consuelos emocionales, estaremos demasiado ocupados para realizar nuestra aspiración común.

»La contemplación debe ir de la mano de la acción. Sin una práctica espiritual, abandonaremos nuestro sueño rápidamente.

»Cada uno de nosotros, de acuerdo con la enseñanza de su propia tradición, debe practicar el tocar profundamente las maravillas de la naturaleza, las maravillas de la vida en cada uno de nosotros, el Reino de Dios en cada uno de nosotros, la Tierra Pura, el Nirvana en cada uno de nosotros, para que podamos recibir la sanación y el alimento, la alegría y felicidad que nacen de la visión profunda de que el Reino de Dios ya está disponible en el aquí y el ahora. El sentimiento de amor y admiración por la naturaleza, que todos compartimos, tiene el poder de nutrirnos, unirnos y eliminar toda separación y discriminación.

»Al estar en contacto con todo lo que es refrescante y sanador, nos podemos liberar de nuestras preocupaciones de obtener comodidades materiales, y tendremos mucho más tiempo y energía para realizar nuestro ideal de traer libertad y compasión a todos los seres vivos.

El Sutra del Corazón

El bodhisattva Avalokiteshvara, moviéndose en el flujo de la perfecta comprensión, vio que los cinco skandas son vacÍo y así transcendió todo dolor:

“Escucha, Shariputra, forma es vacío, vacío es forma, la forma no es distinta del vacío, el vacío no difiere de la forma.

Lo mismo es con las sensaciones, formaciones mentales, conciencia y percepciones.

Escucha, Shariputra, las formas de todo son vacío, ni se crean ni se destruyen ni son corruptas ni inmaculadas ni aumentan ni disminuyen.

Así pues, en el vacío no hay forma ni conciencia ni sensaciones ni formaciones mentales ni percepciones.

No hay ojo, oreja, nariz, lengua, cuerpo, mente.

No hay forma, sonido, olor, tacto, sabor ni objeto de la mente.

No hay ámbito de elementos ni ámbito del pensamiento ni orígenes dependientes ni extinción de ellos.

No hay dolor ni origen del dolor ni logro ni camino ni realización.

Los bodhisattvas apoyados por la Perfecta Comprensión no encuentran obstáculo a su mente, superando el miedo, liberándose de ilusiones para siempre.

Los budas del pasado, del futuro y del presente, gracias a esta Perfecta Comprensión alcanzan el Nirvana, llegando a la suprema iluminación.

Por tanto has de saber que es un gran mantra la Perfecta Comprensión, un mantra inigualable que cura todo dolor; el mantra Prajnaparamita, la incorruptible verdad.

GATE, GATE, PARAGATE, PARASAMGATE, BODHI SVAHA.”

Nuestro Nombre en el Dharma y Nuestro Linaje

Cuando recibimos los Cinco Entrenamientos de la Plena Consciencia, también recibimos un nombre en el Dharma (nuestro nombre del Corazón o de la Fuente). Esto significa el lugar en el linaje de la tradición Budista Zen al cual pertenece nuestra práctica. Si recibes los Entrenamientos directamente de Thich Nhat Hanh recibirás un nombre del Corazón y pertenecerás a la 9ª generación de la Escuela Zen de Liu Quán, y a la 43ª generación de la Escuela Lin Chi  (Japonés: Rinzai). Si recibes los Entrenamientos de un dharmacharya (maestro del dharma) quien ha recibido su ordenación directamente de Tháy, entonces tendrás un de la Fuente y pertenecerás a la 10ª y 44ª generaciones respectivamente.

Las palabras Corazón y Fuente son traducciones de las novena y décima palabras de los versos originales del Maestro Zen Vietnamita Liêu Quán, fundador de nuestra escuela de práctica. Cada generación de la Orden toma, sucesivamente, una palabra de éste poema como la base para el nombre en el dharma que se nos dará en el momento de la transmisión de los Entrenamientos. A seguir ofrecemos una versión editada de un artículo que explica los orígenes de éste poema, e incluye el verso mismo. Este artículo fue publicado en el Mindfulness Bell (Vol. I, Ejemplar 2).

El Maestro Liêu Quán nació en el pueblo de Bac Mã en la provincia de Phú Yen, Vietnam, en 1670. A los diez años de edad fue aceptado como novicio en el templo de Hôi Tôn y, por nueve años, estudió con el Maestro Tê Viên. Cuando Tê Viên falleció, Liêu Quán viajó a la alejada provincia Thuân Hóa (actualmente Hué) para estudiar con el Maestro Giác Phong en el Templo Thien Tho. Fue ordenado como bikkhu en 1697 a la edad de veintisiete años.

En 1702 se encontró al Maestro Tü Dung y comenzó a estudiar con él en el Templo Ãn Tông en Thüa Thiên. Por cinco años, se le dio el siguiente Công An (Koan): “Todos los dharmas retornan al uno. Adónde el uno retornará?”
En 1708, retornó con su Maestro Tü Dung, quien le dijo:

“Solo, déjate a ti mismo ir por el abismo.
La única manera de renacer es morir.
Quien podría reprocharte después de eso ?”
Liêu Quán batió sus palmas y rió.
Tü Dung dijo: “No maduro aún.”
Liêu Quán intentó nuevamente: “El martillo, es el hierro en sí mismo.”
Tü Dung meneó su cabeza.
Liêu Quán retornó a su celda.

Al día siguiente, Tü Dung pasaba frente a la celda de Liêu Quán, lo llamó a venir afuera y le dijo: “Nuestra conversación del día de ayer aún no ha terminado. Dime otra vez !”
Liêu Quán respondió: “Si hubiera sabido que la misma lámpara es fuego, entonces la comida ya estaría lista hace mucho tiempo.”

El Maestro Tü Dung quedó deleitado con ésta respuesta.
Liêu Quán tenía treinta y ocho años cuando recibió la transmisión y estableció el Centro de Práctica Thiên Tông. El Centro Viên Tông fue construido por sus alumnos al pié de la montaña Ngu Bhin. Entre los años 1733 y 1735, cuatro ceremonias nacionales de ordenación fueron presididas por  Liêu Quán. Sus discípulos llegaban a los 4000. Entre 1740 y 1742, vivió con sus discípulos en los Centros de Long Hóa y Viên Thông. Centros de Práctica de la Escuela de Liêu Quán fueron abriéndose a lo largo de todo el país. La provincia de Phú Yën es uno de los centros principales de la escuela, así como los templos de Höi Tong, Cö Läm y Bäo Tinh.

En la mañana del vigésimo primer día del onceavo mes del calendario lunar 1742, el Maestro Liêu Quán le pidió a su asistente traerle una pluma y papel y escribió el siguiente gatha:
Durante los setenta y más años que he estado en éste mundo,
La Forma y el Vacío han sido siempre lo mismo.
Hoy, todos los votos realizados, retorno a mi verdadero hogar.
No se cansen haciéndose preguntas acerca de escuelas y patriarcas.

Al terminar éste gatha, el Maestro se sentó tranquilamente a beber su té. Los monjes que vivían en éste mismo centro acudieron a verlo. Algunos de ellos lloraron. Liêu Quán le dijo: “Por favor, no lloréis. Inclusive los Budas deben entrar al nirvana. Mi venir e ir es claro. No hay nada para estar tristes.” Los monjes dejaron de llorar. El preguntó: La hora mùi (entre la 1 y 3 pm) ha llegado ya ? Sus monjes respondieron: “Si”, entonces Liêu Quán dijo:
El Gran Camino de la realidad es el océano puro de la verdadera naturaleza.
La fuente de la Mente ha penetrado en todos lados.
De las raíces de la virtud nace la tradición de la compasión.

Vinaya, samadhi y prajna,
La naturaleza y función de los tres es una.
El fruto de la sabiduría trascendental puede ser realizado
Estando maravillosamente juntos.
Mantener y transmitir el maravilloso principio
Para hacer conocer la verdadera enseñanza !
Para la realización del verdadero vacío hacerse posible
Sabiduría y acción deben presentarse juntas.

Realidad, Dominio, Gran, Camino, Naturaleza, Océano, Claridad, Calma, Corazón/Mente, Fuente, Extensión, Penetración, Virtud, Raíces, Amor, Tradición, Preceptos, Concentración, Méritos, Sabiduría, Naturaleza-del-propio-cuerpo, Función, Completo, Comunicación, Eternidad, Trascender, Conocimiento, Fruto, Místicamente, Correspondiente, Realización, Trabajo, Transmisión, Mantenimiento-Práctica, Maravilloso, Verdad, Exponer, Habla, Real, Escuela, Acción, Comprensión, Juntos, Pertinente, Logrando, Despertando, Verdadero, Vacío.”

Plegaria para el año nuevo

Querido Amado Padre Sol – Bodisatva Mahavairocana Tathagata,
Querida Amada Madre Tierra – Bodisatva Mahagaia,
Queridos Amados Ancestros, Espirituales y Genéticos,

Nos presentamos ante vosotros en este solemne momento de Nuevo Año para expresar nuestra gratitud y aspiración profunda como familia espiritual.

Querido Padre Sol, tu infinita luz es la fuente nutritiva de todas las especies. Tú eres nuestro Sol, y Gran Buda, un Gran Bodisatva, nuestro Gran Tathagata Sol, nuestra fuente de ilimitada luz y vida. Tú no estás solamente en el cielo sino también en la siempre presente Madre Tierra y en nosotros. Así como nuestra vida depende de nuestro corazón, así también nuestra vida depende de ti. Inclinamos nuestras cabezas con gratitud esta tarde por tu radiante no discriminación y regalo de vida.

Querida Madre Tierra, con tu paciencia, estabilidad, resistencia y creatividad nos has nutrido y guiado a través de muchas vidas. Tú nos has dado a luz, así como a numerosos Budas, Bodisatvas y Santos. Tú, nuestro bello planeta azul, eres el Bodisatva Tierra Refrescante –fragante, fresco y amable. Sin embargo, durante muchas vidas hemos sufrido, y te hemos hecho sufrir porque no hemos sido capaces de verte como nuestra Tierra Pura, como el Reino de Dios: el lugar más bello de los Cielos. Aún a pesar de nuestras equivocaciones, siempre nos has perdonado, y siempre estás preparada para abrir tus brazos y abrazarnos.

A causa de nuestras percepciones erróneas y discriminación hemos vivido una vida de separación, odio, soledad, violencia y desespero. Hemos permitido que el individualismo prevalezca causando un gran daño y adversidad para nosotros y para ti, querida Madre Tierra. Hemos corrido detrás de la fama, la riqueza, el poder, y los placeres sensuales, olvidando que estas persecuciones nunca pueden traernos la verdadera felicidad. Nos hemos convertido en inquietos y distraídos, alejándonos de nosotros, de nuestros seres queridos y de ti, querida Madre Tierra. Como sociedad y como civilización sabemos que vamos en la dirección equivocada.

Querida Madre Tierra, Querido Padre Sol y Queridos Ancestros, esta noche, en ocasión del Nuevo Año 2014, hacemos surgir la aspiración profunda de comenzar de nuevo, de ir en una nueva dirección y solicitar tu perdón por todas nuestras equivocaciones. Con gran respeto tomamos la gran aspiración de vivir con plena consciencia cada momento de nuestra vida diaria. Prometemos dejar de escapar de nuestro sufrimiento, perdiéndonos en el consumo. Prometemos volver a nuestra propia casa con compasión, para reconocer, abrazar y mirar profundamente en nuestro sufrimiento. Prometemos tomar refugio en ti, querida Madre Tierra, y en tu capacidad para nutrir, sanar y abrazar todo lo que es. Prometemos ofrecer nuestra verdadera presencia a nuestros seres queridos y no estar demasiado ocupados, persiguiendo el éxito –incluso en búsqueda de nuestros sueños. Sabemos que podemos conseguir nuestros sueños en cada momento, y prometemos vivir cada día del 2014 como una realización de nuestro sueño. Sabemos que el tiempo no es dinero. El tiempo es vida, y el tiempo es amor. Prometemos vivir simplemente, amarnos los unos a los otros sin discriminación para construir la verdadera hermandad y respetar nuestra aspiración más profunda.

Querida Madre Tierra, tú nos has estado llamando durante muchas vidas, y algunos de nosotros hemos sido capaces de escuchar tu pena. Nos has preguntado si puedes contar con nosotros, tus hijos, para sanar y transformarnos amorosamente a nosotros mismos y a la situación presente. En este momento solemne del Nuevo Año, con nuestras palmas unidas y cuerpo y mente unidos, prometemos que puedes contar con nosotros. Puedes tener fe y confianza en nosotros.


Practicaremos por ti, Madre Tierra, Padre Sol, por todos nuestros ancestros y futuras generaciones para que la alegría, la paz, la armonía y el amor estén siempre presentes en este mundo. Por favor aceptad nuestros ofrecimientos de incienso, flores, frutos, te, y amor. Respetado Padre Sol, Respetada Madre Tierra, Queridos Ancestros, por favor