Archivo de la etiqueta: jornadas

La tercera conferencia de Thich Nhat Hanh en las Jornadas internacionales de “Mindfulness” en Educación

11 de mayo de 2014. “Escuelas despiertas”. Barcelona, Universidad Central. – Abajo, apuntes y foto de Koldo Aldai

Thich Nhat Hanh en Barcelona

 

Preguntas y Respuestas.

¿Cómo llevamos la práctica a la vida cotidiana?

Cuando el agua fluye por el grifo, te das cuenta de que es maravilloso el que el agua llegue a ti desde lo más alto de la montaña o desde lo más hondo de la tierra. El agua está ahí para también para permitirte aplicar las enseñanzas en la vida cotidiana. Cuando te lavas los dientes puedes pensar por ejemplo en el agua, en el cepillo…, también en que tienes dientes para cepillar. Yo por ejemplo me alegro de tener dientes para cepillar a los 87 años. (Risas…) El desayuno es también otra ocasión para el desarrollo de la conciencia del instante. Cada cosa que haces, puede ser un práctica en plena conciencia. Cada acto puede representar una oportunidad de gozo, una ocasión de vivir en el aquí y el ahora.

Cuando caminas del aparcamiento a tu casa, del parking al trabajo hazlo en plena conciencia. En realidad podemos acompañar con nuestra respiración cada actividad de la vida diaria. Podemos acompañar la práctica igualmente con los versos de la plena conciencia. Estos versos nos ayudan a sumirnos en esa práctica. De esa forma no necesitas un tiempo aparte. Igualmente puedes crear un grupo de practicantes que practiquen juntos, compartan el té, estudien la enseñanza… Esa comunidad te permitirá emplearte en la práctica durante muchos días. De lo contrario si estás solo, es muy probable que te olvides de la práctica. ¡Buena suerte!

¿El “mindfulness” ayuda a aflorar el inconsciente tóxico del pasado?

Lo profundo de nuestra conciencia se denomina conciencia almacén. La plena conciencia reconoce las recuerdos mentales positivos. Permite que aflore la energía del amor, de la hermandad, de la alegría. Sin embargo cuando un recuerdo negativo nos asalta, se nos acerca también el miedo, la rabia… Es entonces cuando diremos: “¡Buenos días querida rabia! ¿Cómo está Vd.?” La energía de la plena conciencia ayuda a abrazar esas formaciones mentales negativas. Puede ayudarte igualmente el hecho de mirar dentro de la rabia y ver las raíces de esa rabia. Puedes mirar profundamente a ese miedo y entonces cobrar comprensión del miedo. Si llegas a comprender la raíces, te puedes liberar de ello. La práctica de la plena conciencia alimenta la energía con la que te vas a sanar.

¿Cuál es el mensaje para los jóvenes que no queremos seguir el camino  viejo y seguro, que sentimos que ése no es el camino? Sigue leyendo

La segunda conferencia de Thich Nhat Hanh en las Jornadas internacionales de “Mindfulness” en educación

10 de mayo de 2014. “Escuelas despiertas”. Barcelona, Universidad Central. – Abajo, apuntes y foto de Koldo Aldai

 

Thich Nhat Hanh en Barcelona

Despertándome esta mañana sonrío. Inspiro y sonrío. En realidad dispongo de veinticuatro  horas nuevas  para vivir. Es mucho. Hago el voto de vivir esas veinticuatro  horas nuevas  de forma  profunda. No voy a consentir que la ira, los celos… me impidan vivir plenamente todas esas horas. Voy a vivir estas veinticuatro  horas viendo a todos los seres que me encuentre con ojos de compasión.

Más tarde, mientras cepillas los dientes puedes igualmente ser feliz. Puedes por ejemplo apreciar el agua y mismamente ese tiempo que te das para limpiarse los dientes. Agradeces el agua que  llega hasta  a ti  por la  tubería desde la cima de la montaña o lo profundo de la tierra. En el más simple acto puedes imprimir conciencia. Hasta para el acto de sentarse hay un verso que puede recitar el novicio: “Me  siento aquí como Áquel que se  sentó delante del árbol del Body, me siento como un Buda. Me siento como una persona libre.”

Así hay hasta cinquenta versos como estos de forma que el novicio pueda imprimir  plena conciencia en cada momento del día. Permiten mejorar la calidad de la presencia durante la vida cotidiana. Hemos inventado incluso un verso para andar en bicicleta. No en vano soy uno de los primeros monjes budistas que se desplazaba en bicicleta. (risas…) Ahora es más corriente, pero entonces no lo era. Hemos creado también la meditación del teléfono. Inspiras y respiras. Antes de llamar te serenas. Las palabras que emitas han de ir dirigidas a promover más comprensión y amor. Esas palabras han de ser como  flores. Pronuncias el verso  y después llamas. Al otro lado hay otra  persona que probablemente también se habrá serenado y respirado. El teléfono puede ser como una campana. Puede llevar implícita una llamada de atención. A veces nos sobresaltamos con una llamada. Si llamas a  Plum Village y no te cogen, has de saber que están  respirando. (risas…) Por tu parte, tú también respira y aguarda a que al  otro lado cojan el teléfono. Hay un maestro en la India llamada “Shantum” (Desconozco la escritura del nombre. Nota del transcriptor). Nos encontramos con su madre. Ella ya practicaba este tipo de  meditación. Sigue leyendo

La primera conferencia de las Jornadas internacionales de “Mindfulness” en educación.

9 de mayo de 2014. “Escuelas despiertas”. Barcelona, universidad central.  – Abajo, apuntes y foto de Koldo Aldai

Escuelas despiertas, Thich Nhat Hanh en Barcelona

 

En la imagen, el aforo del paraninfo de la Universidad Central de Barcelona durante la conferencia.

Ser feliz es un hábito. Hemos de desarrollar el hábito de ser paz y felicidad. Si llevamos nuestra atención a la respiración algo grande acontece. Tu mente se libera de cualquier otra cosa, como los remordimientos y las cosas del pasado. Al mismo tiempo, soltamos nuestro miedo y nuestra incertidumbre hacia el futuro. Unos segundos pueden ser suficientes para proporcionarnos libertad con respecto al pasado y el futuro. Inspirar puede ser algo agradable, placentero. La energía de la plena conciencia nace en el momento en que inspiras. La respiración nos ayuda a mantenernos en el momento presente. Sólo necesitas unos segundos para devolver la mente a tu cuerpo.

La alegría y la paz están disponibles en el momento presente. No estás perdido en el pasado, ni en el futuro. Al regresar tu mente a tu cuerpo, entras en contacto con las maravillas de la vida que están ahí. Quienes estamos acostumbrados estos ejercicios, sabemos que cuando respiramos, entramos en plena conciencia. Nuestro cuerpo es una maravilla. Si notas que tienes tensión, puedes ayudar a relajar tu cuerpo con la respiración. Esta es un de las principales prácticas del “mindfulness”. Inspirando tomo conciencia, expirando suelto el cuerpo.

En su ámbito, los estudiantes también van acumulando tensiones. La práctica de la inspiración y la respiración consientes no exige ser budista… La energía de la concentración, nace de la plena conciencia. Ello nos trae también la semilla de la visión profunda… No necesitamos más para ser felices aquí ahora. Somos mucho más afortunados que mucha gente en este planeta. Inspirando por ejemplo me hago consciente de mis ojos. Me doy cuenta de que están en muy buenas condiciones, ello ya constituye una razón para la felicidad. Sigue leyendo