Recorrido de tres meses

Primera semana

IMG_2075

Querida sangha, querida familia:
 
Esta es la bienvenida a todos los participantes del Recorrido, a las nuevas incorporaciones y a los que ya conocéis esta práctica de anteriores ediciones.
Comenzamos hoy a practicar juntos la meditación, el caminar,  el comer conscientemente, el respirar, sentir nuestras emociones… Y sobre todo a crear una hermandad. Más allá de las lecturas o prácticas propuestas, tenemos la oportunidad de generar la energía de la sangha, los que estamos en una ahora formamos parte de una mucho mayor, los que se encuentran solos para practicar sentirán la compañía de los demás. Somos la continuación de Thây y de sus enseñanzas, tal y como el nos ha dicho en muchas ocasiones. Este Recorrido lo hacemos entre todos y se sustenta en el compartir, en compartir nuestros logros y nuestras dificultades de los ejercicios de la semana o de nuestras vidas. También podemos compartir una poesía que nos haya conmovido, una lectura, un vídeo… Estamos en un “retiro virtual” y nos podemos alimentar de todas esas cosas. Podemos regar con ellas las semillas de la felicidad, de la compasión, de la plena consciencia, de la paz.
Un gran abrazo.
 
 

Apertura del cuerpo, apertura de la mente

Queridos amigos, te proponemos un ejercicio como si fuera un recorrido de tres meses para la exploración del cuerpo y de la mente, en un espíritu de amistad con nosotros mismos y con el apoyo de otros, que como nosotros, indagan este mismo camino.

El compromiso que te pedimos es mínimo: un minuto de meditación sentada y un minuto de ejercicio físico cada día. No se trata de seis horas de meditación sentada seguidas por un mes de olvido, sino más bien es esa gota que lentamente socava la roca. De este modo, nada de esfuerzos titánicos, será más bien el crear nuevas costumbres positivas gracias al placer de hacer las cosas que nos dan paz y alegría. Después, cada uno elegirá si ponerle un poco más de energía y de disciplina, según cada situación personal.

Este ejercicio tiene una duración de 13 semanas y se divide en dos partes principales:

  • En la primera, observaremos el cuerpo (una observación amorosa con un espíritu de amistad)

  • En la segunda, prestaremos atención a la relación entre el cuerpo y la mente.

En la última semana se concluye todo el trabajo. Cuatro de las trece semanas son “libres”, es decir, que no tienen un programa definido y se dejan a la creatividad personal. De todos modos, para estas semanas se sugieren algunos temas (ver página 12).

Thay, nuestro maestro, nos propone innumerables prácticas y, en estos tres meses, tendremos la posibilidad de profundizar una práctica diferente cada semana.

El tener un objeto de observación principal nos permite, una vez que salimos del olvido que acomete cada día, la posibilidad de saber adónde dirigir nuestra atención, nuestra cálida presencia.

También nos permite tomar refugio en la pequeña práctica diaria. Tomar refugio en lo pequeño es un poco el meollo de este trabajo: los pensamientos recurrentes, las preocupaciones, serán ellos mismos la campana de la conciencia que nos llevan hacia la libertad del momento presente.

Se van a proponer cada semana dos palabras clave, que pueden ser utilizadas como inspiración de la jornada. También se sugieren una práctica que podemos aplicar de un modo más libre y creativo, una breve lectura, que puede profundizarse a diario, para inspirarnos en el día. Además, se sugieren unas fuentesde información para una eventual ampliación a partir de las lecturas y charlas de Thay con su traducción respectiva.

Este ejercicio tiene un atractivo especial si se realiza en compañía, aunque sea la de otra persona más. Aunque nada excluye que lo hagamos solos y será un viaje hacia la amistad y la intimidad con nosotros mismos. Si tenemos la suerte de pertenecer a una sangha, podemos proponerlo a nuestros amigos de la práctica, esto nos permitirá el compartir nuestra experiencia cada semana transcurrida e inspirarnos mutuamente para la semana venidera. Ha habido experiencias en las que solo un parte de la sangha participaba de forma completa y esto no ha afectado a la armonía general de la práctica. Todo lo contrario, los participantes a tiempo parcial han sido inspirados y contagiados a lo largo de este ejercicio.

Un modo estupendo para compartir y apoyarse mutuamente en este hermoso viaje es el de participar en una mailing list (lista de direcciones de correo electrónico) de prácticas o de crear un pequeño grupo de amigos.

Deseamos que este ejercicio os traiga alegría y miles de pequeños momentos de paz.

Un fuerte abrazo de parte de tus hermanos del Dharma.

Un recorrido de tres meses

Apertura del cuerpo, apertura de la mente

Compromisos

  • Un minuto de ejercicio físico (10 movimientos de plena conciencia, yoga, tai chi)

  • Un minuto de inmovilidad (a partir de la cuarta semana)

  • Lectura cotidiana de un pasaje del texto de la semana

Refugio en lo pequeño

Preocupaciones, proyectos, pensamientos incesantes y emociones que fluyen como un río hacen que recuerde el volver al momento presente. Tomo refugio en la sencilla práctica de esta semana, vuelvo al objeto de la plena conciencia.

Al prestar atención al presente, me estoy ocupando de mi futuro”

La calidad del AHORA será la calidad del DESPUÉS.

Sugerencias

  • Cada mañana al despertar, acordémonos del presente. Nos puede ayudar una señal (un objeto, una caligrafía u otra cosa) que, desde el momento del despertar, nos conduzca al objeto de atención de nuestra semana.

  • Kung Fu (llevar un diario cotidiano de la práctica)

  • Participación en los encuentros semanales ( o en el informe semanal, a través de mailing list, la lista de direcciones de correo electrónico)

  • Relaciones: desarrollar una nueva actitud

  • Con los demás :

  • ARMONÍA _ dejo de lado mi opinión

  • ESPACIO _ lo otorgo a los demás para ser y para elegir

  • ESCUCHA _ me abstengo de juzgar

  • CONFIANZA _ en la inteligencia del grupo

  • Conmigo mismo:

  • CONSTANCIA / disciplina/ repetición

  • SIN EXPECTATIVAS

  • CREATIVIDAD/ curiosidad

  • NO ESFUERZO: practico la amistad, el cuidado, la amabilidad

Aspiración personal. Puede ser una motivación y una ayuda importante la de formular una aspiración personal aunque no dependa directamente de los contenidos del ejercicio. Thay nos propone a menudo esta práctica a final de año para comenzar el nuevo año o en otras ocasiones importantes. Podría ser interesante el mantener esta aspiración secreta, sin compartirla con nadie. (Por ejemplo: amistad conmigo mismo, abrirme a lo que la vida me ofrece en cada instante, etc.)

Ofrecimiento de méritos. Es una tradición del budismo la de ofrecer los méritos de la propia práctica a una o más personas: “Ofrezco los méritos de estos tres meses a … (persona o grupo).

Materiales y documentación

La mayor parte de las lecturas y de los temas a profundizar están incluidos en este programa. Se aconseja leer el libro Cantos del corazón, del que se pueden obtener nuevas lecturas y textos para las semanas libres.

EL CUERPO

4384.tmp.png

1ª semana – APERTURA

Tomo conciencia de los bloqueos y las tensiones presentes en el cuerpo (simple reconocimiento). A través de la respiración, entro con profundidad en la sensación, permito al cuerpo de abrirse, me abro a lo que hay.

Palabras clave: “Siento, dejo ir”

Puntos focales: el plexo solar

Práctica. Práctica de las tres respiraciones: cada vez que me acuerdo, cada vez que salgo de mi olvido tomo tres respiraciones completas (que puedo acompañar con otros movimientos de apertura del cuerpo).

Lectura 1: “Discurso sobre la mejor forma de vivir solos

Para profundizar: – Anexo 1: “La práctica de las tres respiraciones”

– Anexo 1.b: “Diez movimientos de plena conciencia”

 

 

Video de Thây “Cita con la Vida”

Los diez movimientos conscientes

 

Sutra de aquel que conoce el arte de vivir solo

LAS TRES RESPIRACIONES Y LOS DIEZ MOVIMIENTOS

Cita con la vida