Poema de Thay: “Recomendación”, con audio.

Prométeme,
prométeme hoy mismo,
prométeme ahora,
con el sol en lo alto
justo en el cénit,
prométeme:
aun si te abaten
con una montaña de violencia y odio,
aun si te pisan y aplastan
como a un gusano,
aun si te rompen y destripan,
que recordarás, hermano,
recordarás
que el hombre no es nuestro enemigo.

Lo único digno de ti es la compasión:
invencible, ilimitada, incondicional.
El odio nunca te dejará enfrentarte a la bestia en el hombre.

Y un día, cuando te enfrentes a esta bestia solo,
con tu valor intacto, los ojos tranquilos,
llenos de bondad, (aunque nadie los vea),
de tu sonrisa
nacerá una flor.

Y aquellos que te aman
te estarán contemplando
a través de diez mil mundos de nacimiento y muerte.

Solo de nuevo,
caminaré con la cabeza inclinada
sabiendo que el amor es ahora eterno.
Sobre el largo y duro camino,
el sol y la luna
seguirán brillando.

Thich Nhat Hanh dijo: «Escribí este poema en 1965 especialmente para los jóvenes de la Escuela de la Juventud para el Servicio Social que arriesgaron sus vidas todos los días durante la guerra, recomendándoles que se prepararan para morir sin odio. Algunos ya habían sido asesinados violentamente, y advertí a los demás contra el odio. Nuestro verdadero enemigo es nuestra ira, odio, avaricia, fanatismo y discriminación contra los hombres. Si vas a morir a causa de la violencia, debes meditar sobre la compasión para poder perdonar a los que te están matando. Si mueres en ese estado de compasión, eres realmente descendiente del Despierto. Incluso si mueres bajo la opresión, la vergüenza y la violencia, si puedes sonreír con perdón, tendrás un gran poder. En nuestro camino de servicio, hay momentos de dolor y soledad, pero cuando sabemos que Buda nos ve y nos conoce, sentimos una gran oleada de energía y una firme determinación para seguir adelante».

Aquí puedes escuchar una versión cantada de este poema en inglés:

Poema de la hermana Hôi Nghiêm

Hay momentos en los que querría que sufrieras,
por temor de que, si no, puedas limitarte a transitar, indiferente.

Hay momentos en que querría que cometieras errores,
para que tu corazón sea más acogedor y compasivo.

Hay momentos en que querría que tuvieras la experiencia del cambio,
por temor de que te puedas volver inflexible.

Hay momentos en que querría que fueras silencioso y tranquilo,
para que tengas profundidad cuando te ríes o hablas.

Hay momentos en que querría que tuvieras que esperar largo tiempo,
para que sepas lo que es la paciencia.

Hay momentos en que querría que fracasaras,
por miedo de que te puedas volver arrogante.

Hay momentos en que querría que fueras vago,
por miedo de que enloquezcas por el estrés.

Hay momentos en que querría que cantaras,
para que puedas aplacar la pena profunda que no puede ser nombrada.

Hay momentos en que querría que te apiadaras de ti mismo,
para que aprendas a volver a ti y a cuidarte.

Hay momentos en que querría que cayeras enfermo,
por miedo de que no sepas tener empatía por los demás.

Hay momentos en que querría que padecieras una tempestad,
para reforzar la fraternidad de tus hermanos y hermanas.

Hay momentos en que querría que cerraras los ojos,
para que tu espíritu sea tan simple como el de un niño.

Hay momentos en que querría que fueras inocente,
por miedo de que sufras mucho.

Traducido por J. L., sangha CBI

Oración de Año Nuevo a la Madre Tierra y a todos nuestros antepasados

 

Bellfb-600x400

Querido amado Thay, queridos amados antepasados, querida amada Madre Tierra:

Nos hemos reunido como una gran sangha en este momento solemne del Año Nuevo para expresar nuestra gratitud y aspiración como una familia espiritual y para empezar de nuevo. Sabemos que vosotros, nuestros antepasados, estáis presentes en este mismo momento, y que siempre estáis ahí para que nos refugiemos en vosotros. Mientras tocamos la tierra esta noche, nos sentimos profundamente conectados con todos vosotros y con nuestra querida Madre Tierra: nuestro hermoso planeta azul, el Gran Bodhisattva Refrescante, fragante y fresco, amable e inclusivo, que nos acepta a todos. Madre Tierra, todos nosotros somos tus hijos y, a pesar de nuestros numerosos errores y defectos, cada vez que regresamos a ti, siempre estás dispuesta a abrir tus brazos y abrazarnos.

Amado Thay, muchas veces en el pasado hemos permitido que la incertidumbre riegue las semillas de la inseguridad y el miedo en nuestros corazones. Hemos dudado en refugiarnos en el camino y hemos tenido dudas sobre nuestra familia y comunidad. No hemos sido sinceros en nuestra práctica. Hemos permitido que nuestras emociones fuertes y percepciones erróneas nos agobien, surgiendo sentimientos de impotencia, separación y desesperación.

Conscientes de ello, queremos empezar de nuevo y recordarnos a nosotros mismos nuestro compromiso de practicar sinceramente, refugiarnos en nuestra amada comunidad, y ser una continuación de Thay y de todos nuestros antepasados espirituales. Aspiramos a vivir más profundamente cultivando nuestra respiración y caminar conscientes en nuestras actividades diarias, que sabemos que son tus prácticas favoritas. También sabemos que amas construir Sangha, y prometemos continuar con tu trabajo de construir la hermandad con todo nuestro corazón, aunque a veces pueda parecer un reto. No dejaremos la práctica, ni abandonaremos a las personas que amamos o a nuestra comunidad; sino que aspiraremos a escuchar profundamente y ayudarnos unos a otros, no abandonando nunca a nadie, incluso a los que nos hagan sufrir.

Madre Tierra, como una familia humana, en nuestra búsqueda errónea de la felicidad, hemos permitido que la avaricia y el consumismo prevalezcan. Hemos estado persiguiendo el estatus, el poder, las posesiones materiales y las comodidades sensuales, olvidando que estas cosas nunca pueden darnos la felicidad y la libertad verdaderas. Te hemos causado mucho daño y también a nosotros mismos explotando nuestras montañas y ríos, maltratando nuestros bosques y a otras especies, contaminando nuestra atmósfera y causando que pierdas tu belleza y equilibrio.

Estamos determinados a simplificar nuestra vida y recordar que, en este momento, ya tenemos suficientes condiciones para ser felices. Nos comprometemos a vivir más profundamente y con gratitud, conscientes de que simplemente estar vivo ya es un milagro. En el próximo año, estamos determinados a consumir menos y esforzarnos para vivir de forma más sostenible por nosotros mismos y por ti, Madre Tierra.

Queridos antepasados, hemos permitido que el miedo, el fanatismo y la intolerancia nos dividan como familia humana. Nos hemos causado sufrimiento unos a otros, discriminado en base a la religión, la etnia y la nacionalidad. Hemos cerrado nuestros corazones y nuestras fronteras, por miedo e ignorancia. Hemos causado guerras, terror y conflictos unos con otros y hemos permitido que la militarización de nuestra sociedad incremente. Hemos olvidado que somos interdependientes y que nuestra propia felicidad y sufrimiento están profundamente conectados y que dependen de la felicidad y el sufrimiento de los demás.

Confiamos en que dentro de nosotros, está la sabiduría de la no discriminación y la gran compasión que nos habéis transmitido todos vosotros, nuestros maestros espirituales, nuestros antepasados y la Madre Tierra. Estamos determinados a permanecer en el camino, a mantener nuestros corazones abiertos y a soltar nuestro orgullo para que pueda prevalecer el entendimiento y el amor.

Mientras tocamos la Tierra, expresamos nuestra gratitud a ti, nuestro amado maestro Thay, a nuestros antepasados y a la Madre Tierra. Hemos encontrado el camino de la práctica y una familia espiritual en la que refugiarnos. Hemos experimentado alegría, paz y transformación. Hemos probado la libertad de soltar nuestras ideas y conceptos. Hemos sentido la fuerza y el calor de la hermandad, y sabemos que juntos podemos afrontar nuestros retos y realizar nuestra aspiración. Prometemos, en este momento solemne, continuar construyendo nuestra familia, nuestra comunidad y abrir el camino a nosotros mismos y a nuestros descendientes.

Querido Thay, queridos antepasados, querida Madre Tierra, por favor aceptad nuestras ofrendas de incienso, flores, fruta y té, como una señal de nuestra profunda aspiración, respeto, gratitud y amor.

Traducción: T. A., sangha CBI
Versión original: plumvillage.org: New Year prayer to Mother Earth and all our ancestors

RETIRO “La sanación y transformación:el arte de vivir conscientemente

Del 28 de marzo al 1 de abril
Balneario Casa Pallotti- Termas del Molinar (Karrantza- Bizkaia)

Este retiro es una gran oportunidad para conectar con la sabiduría natural que se halla en nuestro interior y descubrir esa fuente de alegría y felicidad que surge al crear un espacio para la práctica que ayuda a liberar un poco más nuestras mentes y corazones. El retiro será facilitado por Miguel Schwammberger, maestro del Dharma en la tradición de Thich Nhat Hanh.

Información e inscripciones: infointerser@gmail.com

Las prácticas y enseñanzas de este retiro irán dirigidas a cubrir tres aspectos:

En el primero (a partir del segundo día del retiro), exploraremos un retorno consciente al cuerpo que, además de las prácticas básicas como la meditación sentada, caminando, el comer en plena consciencia, el compartir, también incluirá el uso de las instalaciones hidrotermales (piscina y baños) como práctica de conectar y relajar el cuerpo. Lo haremos de forma que, al incluir la práctica de la plena consciencia, podamos establecer una conexión y consciencia de nuestro cuerpo más profunda que nos ayuda a poder abrazar y soltar las tensiones que tan a menudo se van instalando en nuestro cuerpo y mente.

Al relajar el cuerpo esperamos poder también relajar la mente.

En el segundo aspecto (tercer y cuarto día del retiro), exploraremos la enseñanza de Thay (Thich Nhat Hanh) sobre la naturaleza de nuestra mente y cómo estas enseñanzas pueden ayudarnos a comprendernos a nosotros mismos mejor y así aplicar la práctica más hábilmente hacia la transformación de nuestro sufrimiento.

El tercer aspecto (ultimo día del retiro) consistirá en explorar cómo crear un mundo con más fraternidad e incluirá practicas que fomentan más cercanía y conexión los unos con los otros.

Durante todo el retiro dedicaremos un par de horas diarias a la utilización de las instalaciones hidrotermales como práctica diaria y como parte de profundización de la práctica. Cada mañana del retiro practicaremos el silencio hasta después de la comida del medio día.

En este retiro esperamos también transmitir los cinco entrenamientos a aquellos que deseen recibirlos.

Declaración sobre Myanmar: carta de la hermana Chan Khong a Aung San Suu Kyi

21 de diciembre de 2017chan kong

Estimado presidente U Htin Kyaw y Su Excelencia consejera de estado Daw Aung San Suu Kyi:

Mi nombre es hermana Verdadero Vacío Chan Kong, la hija espiritual de más edad del maestro zen Thich Nhat Hanh.

Con la mayor humildad y sensibilidad, aludo a cuestiones relacionadas con el pueblo y las autoridades  de Myanmar. No me atrevo a condenar a nadie, ni a pedir esto o aquello, ni a exhortar a nadie a hacer cualquier cosa. Mi única esperanza es ofrecer una enseñanza muy simple, aunque profunda, dada por el Buda Shakyamuni, cuya sabiduría ha sido reverenciada durante 2600 años.

El Buda enseñó que cuando vemos algo y cuando oímos algo, tenemos la impresión de que podemos ver de verdad y con exactitud el objeto de nuestras percepciones; estamos seguros de que nuestras percepciones son 100 % correctas. Sin embargo, de acuerdo con las enseñanzas del Buda, las percepciones humanas son, de hecho, solo parcialmente correctas. Las percepciones pueden ser correctas en algunos sentidos, y sin embargo incorrectas en otros sentidos.

Las percepciones que la policía o el Gobierno de Myanmar pueden tener en relación con los periodistas Wa Lone y Kyaw Soe Oo son solo percepciones. No es la realidad completa. ¿ Cómo puedo osar decir esto yo, una vieja monja budista? Porque mis amigos y yo hemos tenido ocasión de conocer, a través de varias fuentes, el entorno de esos dos hombres, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, que proceden de humildes familias campesinas, y sin embargo son brillantes, sagaces y compasivos. Hemos sabido el modo en que vive Wa Lone: a pesar de tener muchas responsabilidades, aún tiene tiempo para escribir un libro para los niños pobres del campo,  jugar con ellos y realizar lecturas para ellos. Hemos sabido cómo el poeta Kyaw Soe Oo disfrutaba escribiendo poesía antes de decidir embarcarse en una carrera de periodista, y esto prueba que se interesaba más en la belleza poética que en condenar o juzgar a otros como periodista.

Durante los últimos 2600 años, muchos discípulos del Buda Shakyamuni han confirmado que nuestras percepciones son siempre parciales. Una analogía que nos ofrecen es la de los ciegos tocando un elefante. La persona que toca los colmillos del elefante piensa que el elefante es algo puntiagudo y duro que puede ser muy peligroso. La persona que toca el rabo piensa que el elefante debe ser como una escoba. Y la persona que toca las patas piensa que el elefante es como un conjunto de columnas. Ninguno puede percibir el elefante en su completitud. Lo mismo sucede con respecto a nosotros y nuestras percepciones;  nuestra percepción de la situación es parcial e incompleta.

Otra analogía que ofreció el Buda es la de un rollo de cuerda en el suelo. Vemos la cuerda y reaccionamos inmediatamente, convencidos de que es una serpiente enorme. Nuestra intención es matar a la serpiente lo más rápidamente posible. Solo más tarde nos damos cuenta de que solo era una cuerda.

Durante la guerra de Vietnam, en mayo de 1966, dos de mis amigos de la Escuela de la Juventud para el Servicio Social murieron por una docena de granadas lanzadas por unos hombres enmascarados. En el funeral de nuestros dos amigos leí un breve discurso diciendo que no estamos en contra de vosotros, asesinos de mis dos amigos; nuestro único deseo es eliminar la percepción errónea que tenéis de nosotros. Queríamos decirles que, de hecho, solo somos jóvenes de buen corazón que se ofrecían  para ser entrenados por nuestro maestro zen Thich Nhat Hanh para ir a los pueblos más pobres en el campo, pueblos sin escuela para los niños, sin servicios médicos para los enfermos. Queríamos hacerles saber que no les odiábamos, y que solo queríamos eliminar las percepciones erróneas que tenían sobre nosotros. Sabíamos que lo que habían hecho parecía cruel. Sin embargo, sabíamos que lo habían hecho porque pensaban que éramos serpientes venenosas y querían matar la serpiente en nosotros, y librar al mundo de gente peligrosa como nosotros.  Y, sin embargo, en realidad éramos simplemente sus humildes hermanos y hermanas jóvenes, que amábamos sinceramente a los niños del campo que no tenían escuela ni cuidados médicos, y que necesitaban ayuda.

Querida bodhisattva Daw Aung San Suu Kyi, querido honorable presidente de Myanmar U Htin Kyaw, les ruego que reconsideren sus percepciones sobre Wa Lone y Kyaw Soe Oo. No busco juzgarlos o condenarlos. Como una humilde monja, hija espiritual de Thich Nhat Hanh, los invito a que vuelvan a su respiración, tocando la serenidad que está presente cuando inspiran y la claridad que está presente cuando espiran. Al enfocarse solo en su respiración, hay paz cuando inspiran, hay compasión cuando espiran. Por favor, ofrézcanse el regalo de un día sin nerviosismo ni odio. Les ruego que no me comprendan mal; no los estoy condenando a ustedes, o sus decisiones. Tal vez en uno o dos días ustedes estarán contentos por no haber juzgado mal a unos queridos y bellos hijos de Myanmar como  Wa Lone y Kyaw Soe Oo. Sabemos que aman a todas las personas de Myanmar, pero que la compleja situación les impide actuar como el Buda en ustedes desearía. Escribo esta carta no para juzgarlos sino para tocar el Buda Tranquilo, el Gran Bodhisattva Compasivo en ustedes, de tal manera que el amor benevolente pueda florecer en ustedes, y puedan superar los obstáculos que les han estado bloqueando.

Namo Shakya Muni Buddhaya
Namo a todos los budas de Myanmar

Sabemos que la compasión, el amor benevolente existen en su corazón.
Con profunda gratitud,

Bhiksuni Verdadero Vacío Chan Khong.  Senior de la comunidad budista zen de Plum Village. FRANCIA, USA, VIETNAM Y THAILANDIA sccklm@plumvillage.org

Traducción: J.L. sangha CBI
plumvillage.org – Sister Chan Khong’s Statement

 

ESTRENO DE LA PELÍCULA SOBRE THICH NHAT HANH “CAMINA CONMIGO” – 15 de septiembre de 2017

La película “Camina Conmigo” se adentra en la comunidad budista de Plum Village, Francia, en la que sus integrantes renuncian a todas sus pertenencias con un propósito común: transformar el sufrimiento y poner en práctica el arte del “mindfulness” bajo la tutela de Thich Nhat Hanh, maestro zen y activista por la paz mundialmente famoso. “Camina Conmigo” supone una meditación sobre la comunión con las cuestiones existenciales y la búsqueda de una conexión más profunda con uno mismo y el mundo. Las bellas imágenes filmadas a lo largo de tres años y las enseñanzas de Thich Nhat Hanh, narradas por la singular voz del actor Benedict Cumberbatch (protagonista de “The Imitation Game” y “Sherlock”), convierten este documental en una obra sin precedentes.

MEDITACIÓN CAMINANDO POR LA PAZ EN BARCELONA – 14 de septiembre de 2017

Jueves, 14 de Setiembre a las 18.30h  –  Plaza Santa Caterina 

 

Cada vez que pongo mis pies en la Tierra me comprometo, querida Madre, a ser consciente de que estoy caminando sobre ti. Cada vez que pongo los pies sobre la Tierra, tengo la oportunidad de estar en contacto contigo y con todos tus prodigios… No estás sola, querida Madre, debajo de mí, sino también en mi interior… …Tú deseas, querida Madre, que vivamos con más conciencia y gratitud, y esto es algo que podemos hacer generando la energía de la atención plena, la paz, la estabilidad y la compasión en nuestra vida cotidiana. Por eso me comprometo ahora a devolverte tu amor y plenitud depositando mi amor y ternura en todos los pasos que dé sobre ti. Cuando camino, no solo estoy haciéndolo sobre la materia, sino sobre el espíritu.”

“Pero ¿cómo amar a nuestro enemigo? Solamente hay una manera: comprenderlo. Tenemos que comprender por qué es de esa manera, cómo ha llegado ahí, por qué no ve las cosas como nosotros. Comprender a una persona lleva implícito el poder de amarla y aceptarla”

       Maestro Zen Thich Nath Hanh

 

Nuestra Tierra sufre y no se revela.

Camina en Paz por todo, por todos, por nuestra Tierra.

Somos Tierra, somos su aire, su agua, su alimento.

Debemos respirar, respirar profundamente.

Para que nuestra Tierra sane.

Sin discriminar por motivos de raza o sexo. Sin dividir por ideologías o credos.

Sin escoger por motivos políticos, de interés o ganancia.

Practicando la generosidad sin pensar que alguien es generoso.

Siendo amables sin denotar “soy amable”.

Ofrecer compasión sin “yo” ser compasivo. Compasión, solo compasión.

Actuar con libertad y espontaneidad,

Sin estar atados a prejuicios, opiniones preconcebidas ni tomar partido.

Respirar para “Fluir como un rio”.

Ser paz. Ser amor. Ser comprensión.

La  mirada más allá del beneficio.

Sin intención.

Superponer amor al odio.

Ofrecer paz ante la guerra.

Proponer benevolencia frente a la violencia.

Aquello que está sucediendo en el mundo es lo que está sucediendo también dentro de nosotros, y viceversa.

¿Puedes quedarte sentado en tu templo que no ha sido bombardeado? Acompáñanos.

 

Caminaremos en paz y en silencio, todos juntos, acompañando a los monjes de Plum Village,  con los Amigos del Desierto y con quienquiera que desee unirse a la Paz.