MENU
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Cultivando la visión del interser con la meditación comiendo.

Cultivando la visión del interser con la meditación comiendo por la Comunidad de jóvenes Wake Up

Una maravillosa forma de cultivar la visión del interser es observar los elementos que han hecho posible que nuestra comida llegue hasta nuestro plato a la hora de comer, cenar, desayunar, tomar un tentempié… En Wake Up, el otro día, celebramos la meditación del arándano. Nos sentamos todos juntos y juntas y cada uno cogió uno de estos pequeños frutos. Estuvimos diciendo lo que veíamos en ese diminuto arándano: el sol acariciando las plantas que los producen; la lluvia regándolas y dándoles el agua que luego hace jugoso el arándano; los gusanos y otros insectos que polinizan y trabajan la tierra; las flores que acumulan azúcares dándole ese sabor dulce maravilloso… Practicando así conseguimos sentirnos en comunión con todo el universo y cuidar las semillas de la soledad y la separación que tenemos en nuestro interior y a veces nos hacen sufrir. Después de la meditación nos sentíamos llenos de gratitud, unidos a todos los elementos del universo y con la fuerte sensación de que la naturaleza nos protege y cuida, dándonos todo lo necesario para vivir colmados y con plenitud. Disfrutamos también del festival de color, forma, textura, olor y sabor de dicho fruto apreciando el cosmos que uno o una puede encontrar en algo tan diminuto y aparentemente ordinario como un arándano. 

Lo maravilloso de la meditación comiendo es que tenemos varios momentos al día en que poder practicarla. Incluso mucho antes de empezar a comer, mientras cocinamos, podemos disfrutar de observar los alimentos que vamos a comer. Disfrutar de su color, del ruido que hacen al cortarlos o cocinarlos, los olores que se desprenden… Como dice nuestro querido maestro Thay, mientras cocinamos o comemos podemos mirar el alimento y llamarlo por su nombre: “pan”, “manzana”, “zanahoria”... De este modo adquiriremos una visión profunda de ese alimento, profundizando también nuestra práctica. 

 

 

 

Desde Wake Up os dejamos una receta de invierno para calentar y mimar el cuerpo. Os animamos a cocinarla adaptándola si es necesario a vuestras necesidades y disfrutar del proceso en plena consciencia.

 

 

Receta de invierno: crema de guisantes al cacao.

La comunidad Wake Up España os ofrecemos una deliciosa receta de una crema de guisantes para que podáis disfrutar de la meditación cocinando y comiendo.

 

Ingredientes para la crema:

1 bol de guisantes frescos

1⁄4 de cebolla, cortada en rodajas finas

1⁄2 puerro (parte blanca), cortado en rodajas finas

2 cucharadas de aceite

1 bol y medio de agua

Eneldo seco al gusto (u otra hierba)

1 hoja de laurel

Agua

Sal

Para la espuma

50 ml de leche de arroz

3 cucharadas de yogur de soja

1⁄2 cucharadita de lecitina de soja

1⁄2 cucharadita de cacao puro en polvo o harina de algarroba

1 pizca de sal

Instrucciones

Saltear la cebolla, el puerro, el laurel y las hierbas secas hasta que queden transparentes. Añadir el agua y los guisantes, llevar a ebullición, añadir una pizca de sal y luego cocer a fuego lento durante media hora. Eliminar el laurel y triturar.

Para la espuma mezclar en la batidora la leche de arroz, el yogur, la lecitina y una pizca de sal. En el momento de servir se añade la espuma a la crema y el cacao por encima.